A pocos días de las elecciones presidenciales, la feminista Morena Herrera considera que hay deficiencias en las propuestas de los candidatos para solventar demandas mínimas e históricas de las mujeres en El Salvador. Demandas que han sido compiladas por más de 50 organizaciones de mujeres en una plataforma que ya ha sido compartida con los partidos en contienda.


Por Stanley Luna y Ezequiel Barrera

Para Morena Herrera, feminista y representante de mujeres organizadas, las cuatro fórmulas que buscan la presidencia aún no incluyen en sus planes de gobierno compromisos serios a favor de las mujeres, pese a los esfuerzos de las organizaciones para visibilizar sus derechos desde políticas públicas.

Herrera le dijo a GatoEncerrado que los candidatos a la presidencia todavía no comprenden la desigualdad que enfrentan las mujeres respecto a los hombres, en El Salvador, y tampoco han dimensionado la violencia de todo tipo que enfrentan las salvadoreñas. Ese desconocimiento hace, según la feminista, que los candidatos se monten en el tema de los derechos de las mujeres como parte de un discurso políticamente correcto, pero sin propuestas que concretas para enfrentar las causas estructurales de la violencia y desigualdad.

“Se nos menciona a las mujeres porque se vuelve políticamente correcto ver a las mujeres, pero no se nos menciona como la mitad de la población que tiene un déficit de ciudadanía, porque no se reconocen sus derechos, no se garantizan”, apuntó.

Herrera ha trabajado con más de 50 organizaciones de mujeres en la elaboración de la plataforma “Nada sobre nosotras sin nosotras”, que  contempla 10 ejes de trabajo enfocados a erradicar la violencia de género, incluso dentro de las instituciones públicas, y que ya fue presentada a las cuatro fórmulas en contienda: FMLN, GANA-Nuevas Ideas, la Alianza para un Nuevo País y VAMOS.

La plataforma, dice Herrera, contempla las demandas mínimas para garantizar los derechos de las mujeres, que de implementarse tendrían un impacto positivo en el país. Parte de estas son los derechos reproductivos y sexuales, la educación inclusiva, los derechos económicos y la promoción y respeto del Estado laico.  

Herrera, sin embargo, señala que quienes dan seguimiento a la plataforma no ven compromisos claros de las fórmulas presidenciales. “Todavía no vemos claridad y voluntad política”, recalca, y por lo tanto la esperanza queda en la presión social para que esas demandas se reflejen en políticas en el próximo gobierno.

También concibe la lucha social de la ciudadanía como un espacio para que la juventud salvadoreña sea consciente en superar las desigualdades de género y  crear una sociedad en la que “valga la pena vivir”.

Estas demandas también se agudizan en el contexto de violencia que viven las mujeres en El Salvador, y que según la activista, lo convierte en un lugar peligroso para vivir. De acuerdo con las estadísticas de la Policía Nacional Civil, el año 2019 cerró con 383 mujeres asesinadas. El informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) aún nos ubica como el país más peligroso para las mujeres. A esos hechos se suman las mujeres víctimas de delitos sexuales.


Comenta