Dina no tenía vínculos con pandillas como dijeron inicialmente las autoridades. Dina era una defensora de los derechos humanos en Ahuachapán. Ayudó a organizar a mujeres y a comunidades para defender sus territorios.


Dina Yeseni Puente, de 39 años, fue asesinada con arma de fuego en el caserío Las Mesas del cantón Las Flores, en Jujutla, Ahuachapán, en el occidente de El Salvador. El crimen ocurrió en horas de la noche del 8 de agosto, cuando Dina estaba cerca de su vivienda.

Dina, según sus familiares y conocidos, no tenía vínculos con pandillas, como dijeron algunos policías locales a los medios de comunicación que llegaron a la escena del crimen.

Por su lado, la familia de Dina, sus compañeras de la Red de Ambientalistas comunitarios de El Salvador (RACDES) y la organización de mujeres ecofeministas de El Salvador, exigen a las autoridades que investiguen si su asesinato está relacionado con su trabajo comunitario a favor de la tierra y el bien común.

“Lamentamos profundamente y repudiamos el asesinato de Dina Yaseni Puente y exigimos al Estado salvadoreño una investigación inmediata, eficiente y exhaustiva que contemple todas las posibles causas, especialmente las relacionadas con su labor de defensa de derechos humanos, para que no quede en la impunidad”, pidió la Iniciativa Mesoamericana de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos.

La mujeres ecofeministas dicen que en las comunidades donde trabajaba Dina, todos la conocían por su entrega a la lucha ambientalista y defensa de los derechos humanos. Fue la responsable de organizar a mujeres y a comunidades para que defendieran sus territorios. 

Comenta