[Fotogalería] Miles de guatemaltecos se manifestaron, otra vez, en las principales calles del vecino país en contra del gobierno de Otto Pérez Molina. Exigen su renuncia, como lo hicieron con la  vicepresidenta Roxana Baldetti, y piden transformación total del país que ha sido invadido por la corrupción. 


Texto y fotos de Sandra Cuffe*

La plaza central de la Ciudad de Guatemala se llenó de manifestantes, consignas y esperanza una vez más el 30 de mayo pasado. Decenas de miles de personas siguen participando en las protestas callejeras semana tras semana en la capital y en los departamentos, exigiendo la renuncia del presidente Otto Pérez Molina y una verdadera transformación del país.

El clamor popular se desató a partir del 16 de abril, cuando el Ministerio Público y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) tomaron medidas contra una red criminal desviando hasta $120 millones de ingresos arancelarios desde adentro de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT). Dieron otro golpe contra la corrupción estatal el 20 de mayo, desmantelando otra red de corrupción dentro del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social.

La vicepresidenta de la República renunció a su cargo el 8 de mayo, y le siguieron los ministros de energía y minas, del interior, del medio ambiente y recursos naturales, entre otras autoridades. En el último mes y medio, se ha capturado a los titulares actual y anterior de la SAT, a la junta directiva del IGSS, la cual incluye al presidente del banco central, a abogados de alto perfil, y a otros oficiales y ciudadanos.

No obstante a las capturas y renuncias, la voz del pueblo se escucha en las calles a lo largo del país. Sigue el clamor por la renuncia de Pérez Molina, y las demandas desde los diversos sectores que están participando en el movimiento popular descentralizado se van profundizando cada vez más, exigiendo cambios no sólo en los individuos sino del sistema.

*Sandra Cuffe, periodista independiente y colaboradora de GatoEncerrado desde Guatemala, Nicaragua y Honduras.

Comenta