GatoEncerrado desempolvó el Plan El Salvador Seguro, presentado hace cuatro años, por el actual gobierno del FMLN como la solución al problema de inseguridad que el país atraviesa. Ese plan lo hizo de la mano de un consejo multisectorial. Uno de las cosas a las que el gobierno se comprometió –no solo en el plan, sino también en su campaña– fue la recuperación de territorios donde las pandillas operan. En esta nota de #OjoDeGato presentamos lo engañoso de esa promesa.


Por GatoEncerrado

En 2015 y bajo el cobijo de la cooperación internacional y sectores de la sociedad civil, el gobierno del FMLN armó un plan que se vendió como la solución para disminuir los índices de delitos, principalmente los homicidios y extorsiones, prevenir el delito, atender a las víctimas y recuperar los territorios.

Para esto último, el gobierno seleccionó primero 10 municipios, luego 16 y finalmente otros 24. Esos 50 municipios, según el análisis de datos del gobierno, eran los más asediados por las pandillas con mayor organización: el Barrio 18, en sus facciones Sureños y Revolucionarios, y la Mara Salvatrucha 13 (MS-13). A la intervención en esos municipios, el gobierno le llamó “Plan El Salvador Seguro (PESS)”.

A cuatro años del lanzamiento del PESS, el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana presentó el primer informe de cumplimiento de este plan, en el que señala que ha recuperado 130 territorios y espacios públicos. En el informe, el gobierno solo menciona que son 130, pero no detalle cuáles son, ni dónde están.

“Con el financiamiento de la Contribución Especial se mejoraron, recuperaron, rehabilitaron o construyeron más de 130 espacios públicos: complejos deportivos, canchas, casas comunales, iluminación, parques, zonas verdes y otros”, dice un resumen de ese informe de cumplimiento.

Sin dar mayores explicaciones, el ministro de Justicia y Seguridad Ciudadana, Mauricio Ramírez Landaverde, dijo a GatoEncerrado que la recuperación de espacios públicos no solo es responsabilidad de las autoridades, sino de la misma ciudadanía en un trabajo diario.

¿Dónde está el engaño?

El mismo informe que presentó el Consejo dice que el gobierno ha recuperado el 84 % de los espacios públicos, de los municipios priorizados, pero no todas las personas que habitan en esos lugares lo creen. En el informe se cita la encuesta de Cultura de Paz. De esa encuesta, se cita exactamente aquellas respuestas en que los encuestados dicen que ahora se sienten un poco más seguros en algunos lugares públicos como parques o polideportivos. Pero no cita las respuestas en que la población responde que solo percibe como segura su casa.

 

Sumado a eso, una sentencia de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), que amparó a seis familias que fueron desterradas de sus viviendas por las pandillas, ordena al Estado a recuperar los territorios… ¡A cuatro años de ejecutado el plan El Salvador Seguro y de la promesa de campaña!

“Estos desplazamientos internos se llevan a cabo en espacios urbanos y rurales controlados por las pandillas, en los que no se advierte la presencia del Estado. No solo cabe destacar la ausencia de la fuerza pública en dichos territorios, sino también la de las instituciones públicas encargadas de ejecutar las políticas sociales que podrían coadyuvar a reconstituir los tejidos sociales desgarrados por la violencia. El vacío que en los territorios controlados por pandillas ha dejado la deficitaria presencia de las diversas instituciones del Estado ha sido ocupado por las agrupaciones delictivas que, con estos desplazamientos, confirman que la ausencia de poderes públicos da lugar a que los más fuertes impongan su voluntad a los más débiles”, sentenció la Sala.

 

Comenta