Biólogos dicen que la carrera de montaña en el parque nacional Montecristo amenaza la biodiversidad y especies que están en peligro de extinción. Critican que el MARN ha dado permiso, ignorando su función protectora del medio ambiente. El MARN, por su parte, le dijo a GatoEncerrado que la ruta habilitada para la carrera no tendrá impacto en la fauna y flora. Los organizadores de la carrera aceptaron ante esta revista que tuvieron que modificar la ruta original para evitar daños a la biodiversidad.


Por Carolina Amaya

Trail Runners El Salvador ha programado una carrera de montaña, para este 10 de febrero, en el Parque Nacional Montecristo, que es un área natural protegida para albergar a la mayor cantidad de especies en peligro de extinción del país y donde viven 343 especies de fauna vertebrada. La carrera ha contado con la colaboración del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), según la información que ambas partes han ofrecido públicamente.

Biólogos y ambientalistas que trabajan en la preservación del medio ambiente en esa zona del país, y que fueron consultados por GatoEncerrado, dijeron que la carrera les preocupa y denunciaron públicamente que el MARN ha ignorado su función protectora del medio ambiente para otorgar este tipo de permisos.

El plan original de la actividad contemplaba la subida al punto más alto del parque, llamado “El Trifinio”, que está ubicado a unos 2,418 metros sobre el nivel del mar y que es un punto de convergencia con Guatemala y Honduras, lo cual significa un logro personal para quien logre subir a ese macizo montañoso. Sin embargo, miembros de la comunidad de biólogos salvadoreños criticaron la actividad, diciendo que Montecristo, y en especial el bosque nuboso del parque, es cuna de especies vegetales y animales en peligro de extinción. Algunas de las especies, según denunciaron, solo existen ese parque y también hay otras especies que la ciencia aún no ha explorado exhaustivamente.

Enrique Maldonado, biólogo especialista en insectos, dijo que puede ocurrir una alteración en efecto cascada: “si muchas personas corren a través de la montaña, éstas podrían destruir especies vegetales de las cuales los herbívoros dependen, que a su vez, son alimento de carnívoros que se pueden encontrar incluso en peligro de extinción, como el puma. Al final, si destruyen pequeñas plantas esto podría generar un efecto en cascada hacia otras especies”, expuso.

Otros biólogos explicaron a GatoEncerrado, bajo la condición de anonimato para evitar que el MARN les niegue permisos de investigación, que la carrera organizada por Trail Runners supone la perturbación a los ecosistemas, ya que la cantidad de personas que ingresará al parque sobrepasa las cien a las que tiene capacidad de recibir por día. El biólogo Maldonado agregó, sobre este punto, que el reglamento del área natural protegida será violentado el día de la carrera, por la poca capacidad que tiene el parque en proporción a la cantidad de corredores que llegarán.

“Claro que va en contra de la normativa de las áreas naturales protegidas. Cien personas diarias se refiere a que durante todo el día ingresarán, no cien de un sola (vez). Ahora imaginen 300, 400 personas de un solo en el área, como que no concuerda. Pienso que no debemos de tener 5 dedos de frente para darnos cuenta de la importancia de la conservación de estos lugares y que una carrera de este tipo generará impacto negativo”, agregó Maldonado.

Los biólogos insistieron en que la cantidad de agentes, junto con el personal de comunicaciones del parque, no bastará para controlar a los corredores. Ese personal es en realidad un equipo de no más de 30 personas.

“Montecristo no es una cancha para correr. Yo he visto culebras atropelladas por los carros que suben. Además, ¿qué harán los corredores si se encuentren un Timbo? Esa es una de las serpientes venenosas que abundan en Montecristo, ahí hay varios tipos de serpientes, grandes y pequeñas. Algunas especies se camuflan con el terreno en donde pasarán los runners”, señaló uno de los biólogos.

La directora ejecutiva de la organización GAIA El Salvador, Berta Medrano, y Javier Hernández, presidente de esa organización, explicaron a esta revista que en el parque hay una “zona de uso público” que, según el Plan de Manejo, permite desarrollar actividades de turismo, educación e interpretación ambiental y actividades de investigación para medir el impacto del uso público en los ecosistemas. “Pero eso no incluye actividades deportivas. Eso no sería una actividad coherente con las definidas para la zona de uso público”, señalaron.

GAIA también publicó, este 7 de febrero, una carta abierta al Ministerio de Medio Ambiente, en la que con 16 puntos describen por qué no es viable desarrollar la actividad de Trail Runners y piden expresamente que suspenda la carrera. Entre los puntos más importantes es que la cantidad de espacios protegidos de El Salvador se han reducido por la tala, cambio climático y otras actividades del ser humano, por lo que es vital cuidar las pocas áreas protegidas que todavía tiene el país.

Rodrigo Samayoa Valiente, miembro de la Comisión Mundial de Áreas Protegidas de la (UICN, por si siglas en inglés), tiene una visión más abierta hacia la actividad de Trail Runners. Considera que, pese a todo, se puede realizar la carrera de manera muy controlada.

“En cuanto al Parque Nacional Montecristo, desconozco los lineamientos que establece el Plan de Manejo del mismo o si existe un instructivo de uso público. Pero como medida general diría que se pudieran realizar actividades como una carrera y tendría que ser bien regulada, con fin de evitar impacto en los senderos. Habría que regular los horarios, el uso de desechables y regular los anuncios, ya que no debería de permitirse nada que puede ocasionar disturbios a la fauna y flora del parque. Además debería restringirse el área al que tienen acceso los corredores, por ejemplo, no debería de permitirse el acceso al área del Trifinio, el bosque nuboso es muy delicado y sobre todo los últimos metros antes de llegar al Trifinio es un sendero estrecho con muchos helechos arborescentes y raíces que podrían fácilmente verse afectados por corredores”, dijo Samayoa.

Cambios en la ruta

Después de 22 días de una conferencia de prensa en la que se anunció la carrera con dos modalidades, 14 y 22 kilómetros del parque, y a tres días de la competencia, el representante de Trail Runners El Salvador, Ricardo Bonilla, hizo una transmisión a través de Facebook Live, en la que explicó la modificación de las rutas establecidas.

“Queremos anunciarles una pequeña modificación que hemos realizado en el recorrido (…) Estuvimos haciendo las inspecciones técnicas pertinentes con los especialistas del Ministerio de Medio Ambiente y con los expertos del parque y se llegó a la conclusión que el tramo para subir al Punto Trifinio, que es donde convergen los tres países: Guatemala, Honduras, El Salvador, donde están los mojones, no es factible para la cantidad de personas que estamos esperando el día del evento”, explicó Bonilla.

En una llamada telefónica con GatoEncerrado, Bonilla agregó que al inicio hubo un problema de comunicación con el MARN. Ese problema derivó el trazo de la ruta, que se hizo sin considerar la fragilidad del ecosistema del parque. Bonilla relató que al ver los comentarios negativos sobre la carrera, los organizadores de Trail Runners consultaron al MARN y fue cuando hubo un acuerdo para modificar la ruta. Esa modificación fue la que anunció a través de Facebook.

Versión del MARN

En la conferencia de prensa del 15 de enero, la ministra de Medio Ambiente, Lina Pohl, con un tono alegre dijo: “nos vamos a ir al parque Montecristo y vamos a hacer una carrera maravillosa (…) Vamos a abrir nuevos cupos para hacer esta carrera, porque ha habido mucha demanda y estamos muy contentos de que lo podamos hacer ahí. Vamos a subir dos mil 400 metros, no va a ser una carrera nada fácil, mujeres y hombres vamos a demostrar que somos capaces de disfrutarlo, pero también de respetar el medio ambiente”, dijo y luego recomendó seguir los senderos establecidos, usar los baños portátiles ubicados en puntos estratégicos y respetar la fauna y flora.

GatoEncerrado intentó entrevistar a la ministra Pohl, pero el personal de comunicaciones del ministerio dijo que en es momento no estaba disponible, porque estaba en una reunión en Casa Presidencial. Así que el gerente de áreas naturales y corredores biológicos del MARN, Javier Magaña, fue el designado para explicar la postura del ministerio.

Magaña detalló que la carrera de Trail Runners se ha planificado desde hace un año y señaló que para ese tipo de actividades no se requiere de realizar un estudio de impacto ambiental.

“La actividad que se va a desarrollar es una actividad que está contemplada dentro del Plan de Manejo del Parque Montecristo, sobre todo porque son actividades que se hacen en zonas ya intervenidas, donde hay calles y senderos y la zona de uso público”, dijo.

Según el gerente, los corredores subirán a una parte del bosque nuboso y no al punto en donde se encuentra el obelisco. Para Margaña la actividad no afectará a la fauna y flora del parque, pues para su realización se han tomado las medidas necesarias con el equipo técnico.

Magaña también contradice a los biólogos que han señalado que el parque no tiene capacidad para recibir a todos los corredores que llegarán este 10 de febrero: “Capacidad de carga se refiere a la capacidad del parque de proveer algunos servicios básicos como agua, servicios sanitarios, etc, para la gente que llega. Estamos hablando de 300 personas y para esta actividad le hemos pedido a Trail Runners que como no tenemos la infraestructura para servicios básicos, pues que ellos cubran estas necesidades. Ya con estos aportes adicionales, esperamos a un poco más de 300 personas para desarrollar la carrera”, añadió Magaña.

Comenta