Foto/MINTRAB

La comunidad LGBTI en El Salvador no cuenta con oportunidades laborales, esto a raíz de la falta de políticas empresariales. El Ministerio de Trabajo registra que existe un número reducido de personas que tiene un empleo digno. Maycol, un joven trans, es parte de las estadísticas de desempleados en el país. 


Por Marvin Díaz

Aquella bandera arcoiris ondeaba al ritmo del viento, bandera que era sostenida solamente por una delgada cuerda y un asta que a simple vista parecía deteriorada. Allí estaba “Michael” Cañas (como le conocen) con su mirada el alto observando como aquellos seis colores bailaban al compás del aire dentro una cartera del Estado llamado Ministerio de Trabajo y Previsión Social (MTPS).

A sus 22 años Michael junto a diversas organizaciones de la comunidad LGBTI serían testigo de la primera izada de bandera de múltiples colores en una institución pública. Nos comenta: “nosotros tenemos dificultades de encontrar un empleo, más que todo la población trans”.

El MTPS determinó que la inserción de las personas perteneciente a la comunidad LGBTI al mundo laboral son muy pocas, y que ese número tan reducido que lograr entrar a trabajar, sufren discriminación dentro de las empresas.

Sandra Guevara, ministra de MTPS, no brindó el registro de cuántas personas parte de la comunidad LGBTI han sido insertadas a las empresas. Se limitó a decir “no tengo el dato específico”.

Willian Hernández, representante de la Asociación Entre Amigos que vela por los derechos de este sector, hizo mención que si bien el MTPS ha brindado capacitaciones sobre cómo redactar curriculum, de cómo ir vestido a una entrevista de trabajo y las estrategias de presentación,  como asociación no han tenido experiencias que este ministerio “incorpore a las personas dentro de un puesto laboral”.

Michael hace un recuento de la “infinidad de curriculum” que ha dejado en diversas empresas de las cuales en su mayoría ha sido discriminado por su orientación sexual.

“Hay ocasiones que me llaman porque aplico para el puesto laboral, pero cuando ven el Documento Único de Identidad (DUI) y los documentos que no coinciden con mi  identidad, allí es  cuando el entrevistador ya no te  quiere atender o si no te dicen: hay te vamos a llamar”, expresa el joven trans.

La versión de Michael no es tan diferente a las declaraciones de la funcionaria, Sandra Guevara, ya que ella afirma que existen “barreras dentro de las empresas y falta de políticas” para contratar a esta población. La titular hizo mención de dos empresas que todavía no posee políticas que beneficie a este sector de la población “Breska y Siman”.

Añadió la Ministra: “hay ciertas dificultades para esta comunidad como por ejemplos: el uso del baño porque hay discriminación por su orientación, el DUI porque tiene una identidad diferente en planilla y al momento de pagarle se usa otro nombre”.

Ana Cisneros, representante de la comunidad LGBTI, consideró que las condicionantes culturales, familiares y vecindarios dentro de un país de violencia y discriminativo hace que las personas parte de la comunidad LGBTI no encuentren empleo y tenga poco acceso a una educación para poder optar a un puesto laboral.

“Nuestra población a temprana edad deja las aulas escolares y esto repercute en que muchos opten por el trabajo informal para poder sobrevivir; mientras no exista una ley en contra de la discriminación se seguirá dando ente problema. Hay que visibilizar y sensibilizar al empresariado para romper estas barreras”, dijo Cisneros.

Michael comenta “uno bien sabe que no nos darán trabajo, puedo aplicar y tener las capacidades y el desenvolvimiento pero por la discriminación no lo aceptan a uno”

El joven trans vive con su madre, sus hermanos y su hijo. Él reconoce muy bien que “hay que suplir bastantes necesidades” dentro de su familia, necesidades que en cierta manera han sido suplidas sino no fuera por el trabajo que realiza en la organización de hombre trans en El Salvador.

El caso de Michael es uno de entre los millones de casos que se da en El Salvador, por ejemplo la situación que vivió, Nicky un sobreviviente de  la discriminación laboral y muchos casos más que se mantienen en la oscuridad.

La titular del MTPS se comprometió con esta comunidad a través de futuros convenios y acuerdos que beneficiaran a este sector de la población. “Suscribiremos un convenio con las organizaciones, será una alianza mas amplia de compromisos y cooperación de ambas partes; también se emitirá un acuerdo ministerial que podrá conllevar acciones que beneficiara a esta población” finalizó Guevara.

Comenta