Cientos de pobladores fueron capturados, sometidos, torturados y asesinados en la masacre de san Gregorio por fuerza militares. La FGR no investiga a jefes militares que ordenaron las matanzas de personal civiles


Video y texto por Marvin Díaz

La llovizna de la mañana golpeaba intensamente los techos de las casitas y de la iglesia del Cantón San Gregorio, municipio de Sensuntepeque, Cabañas. Bajo la lluvia, Emilia Villanueva Martínez caminaba lentamente entre las lodosas y empedradas calles de aquel remoto lugar. A sus 68 años de vida, ella es sobreviviente de una oculta y atroz masacre en la zona paracentral del país de la que no se habla.

“Yo junto a mis dos niñas tiernitas sufrimos mucho para la guerra. Nos perseguían por gusto, nosotros no debíamos nada. Cuando huí de mi casita pasé cinco noches sin comer y cuatro noches sin dormir, en ese tiempo le daba pecho a la más tiernita”, relató Emilia a Revista Gatoencerrado.

Los pasos de Emilia se dirigían al interior de la iglesia de aquel escondido lugar. Ella, junto a cientos de habitantes de la zona, conmemoraron el pasado 28 de octubre a las víctimas de la masacre de San Gregorio, perpetrada durante el conflicto armado.

***

Informes de Tutela Legal, “Dra. María Julia Hernández”, indican que, durante septiembre y diciembre (1980-1981), el Destacamento Militar N° 2 junto a la Patrulla Civil y Escuadrones de la muerte, desencadenaron fuertes operativos militares en contra de la población civil. Los efectivos militares y paramilitares, aterrorizaban, capturaban, secuestraban y asesinaban a hombres, mujeres, niños y ancianos de la zona.

Un total de 11 caseríos del cantón San Gregorio fueron arrasados por los operativos realizados durante el conflicto armado. “En los lugares intervenidos vivían 2,000 personas, algunos de ellos huyeron, a otros los desaparecieron y en el peor de los casos los asesinaron”, dijo Ovidio Gonzáles, representante de Tutela Legal.

Algunos sobrevivientes se ocultaban en los montes, montañas, barrancos y quebradas de la zona. “Las acciones militares destruyeron las viviendas de los pobladores. Muchos de los capturados eran sometidos a torturas sin motivo alguno”, añadió Gonzáles.

***

Ya han transcurrido 37 años luego de la horrenda masacre que cobró la vida de cientos de campesinos. Emilia Martínez aún recuerda el escenario de terror que vivió junto a su familia.

“Aquí nos metían hasta seis aviones, unos andaban bombardeando y otros ametrallando. Yo veía los tiros que caían en la tierra, grandes hoyos que dejaban. Quienes mataron aquí fueron los patrulleros, ellos dieron muerte a mucha gente, describió Emilia.

Añadió. “Mi esposo, Jerónimo Santos lo mataron, él solo tenía 24 años; pobres de mis hijas quedaron huérfanas de papá. Yo tuve que salir de mi casa, salí sin zapatos para el caserío San Carlos y las Granadinas en Usulután. Eso fue triste”,

El conflicto armado obligó a Emilia a emigrar a Honduras donde vivió durante tres años, luego regresó a su tierra natal en la que cada año participa de la misa en honor a las víctimas. “Esta misa significa gracia de Dios que ellos (víctimas) este descansando porque ellos fueron inocentes” dijo.

***

Click sobre cada punto rojo

***

Tutela Legal criticó a la Fiscalía General de la Republica (FGR) por no promover una acción penal en contra de los mandos que ordenaron la masacre de San Gregorio. “El fiscal debe investigar estos hechos. Esperamos que el titular de la FGR investigue, porque no solo los casos de corrupción merecen justicia sino también los casos de lesa humanidad”, indicó González.

Agregó: “el juicio es una parte de la reparación de los familiares de las víctimas, el Estado debe cumplir y estar a favor de la población”.

El 2 de abril de 2009, el juez segundo de paz de Sensuntepeque ordenó la exhumación de osamentas de 11 víctimas de la masacre en Cabañas. El 9 de septiembre de 2010, los restos de 10 personas asesinadas en el conflicto armado fueron entregadas a sus familias, quienes dieron santa sepultura en el cementerio de San Gregorio.

***

A pesar de ser una de las sobrevivientes de la masacre de San Gregorio, Emilia pidió que estos hechos no queden en la impunidad. “Yo pido justicia porque aquí injustamente mataron a toda la gente”.

“Diosito me tiene aquí, él ha sido buenito. Hay varia gente que le he comentado lo que pasé y se admira porque yo sobreviví a eso” finalizó.

Comenta