El presidente Sánchez Cerén prometió de forma ambiciosa poner punto final a las extorsiones, pero no lo logrará. En 2017 dijo que ese era el año de la lucha contra las extorsiones, pero los esfuerzos se quedaron cortos. En esta nota te explicamos por qué en #OjoDeGato calificamos de Populista esa promesa.


Por GatoEncerrado

Jeffrey Antonio Castro Girón era, hasta julio de este año, el usurero con más dinero para prestar a los vendedores del mercado La Tiendona, en San Salvador. Llegó a manejar hasta $95,000 mensuales, que constantemente movía haciendo préstamos con una tasa de interés del 4 o 5 %.

Jeffrey no tenía ningún puesto en La Tiendona, no había sido empresario para amasar esa cantidad de dinero, tampoco tenía ahorros y no era el heredero de una fortuna. Jeffrey dirigía una estructura de la pandilla del Barrio 18 que extorsionaba a los vendedores y luego con ese dinero les hacía préstamos.

Jeffrey Castro, extorsionador de La Tiendona. Foto/Expediente del caso

Eso según lo que el grupo conjunto antiextorsiones, conformado por agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y de la Fiscalía General de la República (FGR), dice que investigó, luego de recibir denuncias de los vendedores extorsionados y obligados a hacer préstamos.

Por ahora, Jeffrey está detenido esperando la siguiente audiencia. Afuera, en La Tiendona, aunque los vendedores ya no son obligados a realizar préstamos, siempre son extorsionados por la pandilla. O al menos eso dicen algunos vendedores, quienes no querían que sus nombres aparecieran en esta nota de GatoEncerrado.

Este caso confirma dos cosas sobre la extorsión en El Salvador, según algunos investigadores poiciales: la primera es que inmediatamente después de que las autoridades capturan a un extorsionista, las pandillas colocan al sustituto. La otra es que las autoridades sí están capturando a los extorsionistas denunciados, pero aún están lejos de ponerle “punto final a las extorsiones”, tal como lo prometió el presidente Salvador Sánchez Cerén en su plan quinquenal (lea el documento en la página principal de #OjoDeGato).

Para rematar, el presidente dijo en la Asamblea Legislativa, en su discurso de tercer año de gobierno, que el 2017 sería “el año de la lucha contra las extorsiones“.

Los datos a los que GatoEncerrado tuvo acceso, sin embargo, revelan que el profesor Sánchez Cerén dejará la presidencia sin haber cumplido su promesa. La tendencia que se aprecia en las estadísticas demuestra que a estas alturas del periodo presidencial es imposible acabar con las extorsiones. La promesa, de hecho, desde un principio fue ambiciosa, por eso en #OjoDeGato la hemos colocado bajo la categoría de Populista.

Los datos

Los datos oficiales de la policía indican que desde que el gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén inició, ocurrieron 9,579 extorsiones hasta junio de 2018. Al menos, estas fueron las extorsiones denunciadas, pero en El Salvador también existe una cifra negra de casos que nunca se denunciaron. Esa cifra suele ser mayor a la de los casos denunciados.

En 2014, la policía recibió 2,544 denuncias por extorsión. En 2017, cuando el presidente dijo que era el año para luchar contras las extorsiones, la policía recibió 2,225 denuncias. En otras palabras, entre esos años la reducción fue de 319 casos. Es decir que el fenómeno solo disminuyó un 12.5 %. Aunque hubo disminución, el camino para llegar al punto final aún está muy lejos. El tiempo que falta para que Sánchez Cerén deje la presidencia es insuficiente para lograr su ambiciosa promesa.

Para ser más específicos, Sánchez Cerén y su fórmula Óscar Ortiz prometieron, en su plataforma El Salvador Adelante, “derrotar las extorsiones para garantizar la tranquilidad de las familias salvadoreñas y el funcionamiento de las empresas”, a través de tres medidas: Fortalecer la capacidad de investigación científica de la policía, desarrollar una estrategia de inteligencia integrada con la participación de la ciudadanía para prevenir, detectar, controlar y poner punto final a las extorsiones. Y la tercer medida era fomentar e incrementar la cooperación y asistencia técnica internacional para conocer, adoptar y adaptar las mejores experiencias contra las extorsiones.

GatoEncerrado buscó al ministro de Justicia y Seguridad Pública, Mauricio Ramírez Landaverde, para que explicara qué ha sucedido con esa promesa. Una de las cosas que destacó es que desde 2010 el delito ha disminuido.

Las estadísticas proporcionadas por la Oficina de Acceso a la Información de la PNC a GatoEncerrado confirman que la tendencia de extorsiones ha disminuido en el país desde 2010, es decir tres años antes de que Sánchez Cerén asumiera la presidencia. La disminución, entonces, comenzó a ocurrir mucho antes de los esfuerzos del periodo presidencial actual y no es un éxito exclusivo de esta administración, sino la continuidad de la tendencia a la baja.

Otra explicación, según agentes de la Policía entrevistados, también puede ser que las víctimas se han abstenido de denunciar por temor a los extorsionistas o porque no confían en las autoridades. Esas víctimas que no denuncian son parte de la cifra negra.

“(La reducción de denuncias es) resultado de una diversidad de acciones, es decir, en primer lugar la especialización de la policía y la fiscalía para abordar ese delito, también una jurisdicción especializada, una ley especial y el mejoramiento de los procesos de investigación y judiciales”, dijo Ramírez.

A propósito de esa especialización, la Policía y la Fiscalía lanzaron una aplicación móvil en septiembre del año pasado para que las víctimas denuncien. En ese lanzamiento, tanto el director de la policía, Howard Cotto, como el fiscal general, Douglas Meléndez, afirmaron que el 90 % de las denuncias que son investigadas llegan hasta los tribunales y concluyen con condenas de prisión para los extorsionistas.

Lanzamiento de aplicación móvil para denunciar extorsiones. Foto/FGR

En cuanto a las medidas propuestas por el gobierno para disminuir las extorsiones, Ramírez Landaverde le dijo a esta revista que pidieron “ciertas modificaciones”, pero que hasta el momento no han sido aprobadas por la Asamblea Legislativa.

“Esperamos que puedan ser aprobadas para que se puedan impulsar a pesar de que el presente periodo de gobierno va a finalizar el próximo año, pero que podamos iniciarlo para que las autoridades en el futuro puedan darle continuidad a estos esfuerzos, puesto que los cambios, las reformas que se propusieron nos podrían representar ventajas respecto a los procedimientos actualmente”, aseguró.

Estas son las declaraciones que el ministro le dio a GatoEncerrado:

En el tema de las extorsiones, y a pesar de la ambiciosa promesa, el equipo de #OjoDeGato concluye que el presidente Salvador Sánchez Cerén dejará al país con menos casos denunciados, pero sin poner punto final a ese delito. En cuanto a la situación de La Tiendona, algunos vendedores aseguran que siguen pagando extorsión a los pandilleros, aunque Jeffrey fue sacado de circulación.

Comenta